Con la aprobación hasta la fecha de un total de 950 operaciones en los 28 Estados miembros, el Plan de Inversiones para Europa ha superado el objetivo de inversiones inicial de 315 000 millones de euros movilizados que se estableció en sus inicios, en julio de 2015, y espera movilizar más de 345 000 millones en inversiones. Debido al éxito alcanzado, se ha ampliado su capacidad de financiación, con el objetivo de movilizar 500 000 millones de euros hasta mediados de 2020.

España es uno de los países que más se está beneficiando del Plan de Inversiones para Europa, con 100 operaciones aprobadas hasta el momento por el BEI, por un volumen de financiación de 7 600 millones de euros que permitirán movilizar alrededor de 38 800 millones de euros.

El BEI, la Comisión y el Centro de Asesoramiento siguen promoviendo el uso de plataformas de inversión, que son mecanismos de inversión que agrupan proyectos pequeños o de alto riesgo por localización geográfica o sector. Se contribuye así a repartir mejor el riesgo, atraer con más facilidad a inversores privados y, en definitiva, desbloquear la financiación para proyectos individuales.